Disciplina desde el Buen trato

14 de Febrero 2020

Te has preguntado, ¿de qué forma estoy disciplinando a mis hijos? ¿lo estoy haciendo bien o debo mejorar? si eres padre, madre, tutor o guardador seguramente te has hecho estas preguntas.

La tarea de disciplinar ha sido un reto de todas las familias, la manera en que se educa a los hijos ha cambiado a lo largo del tiempo. Los padres han buscado la mejor manera de hacerlo, pero usualmente han repetido en sus hijos lo que ellos recibieron en casa.

Disciplinar es educar y formar y esto se puede dar desde muchas formas, como la disciplina desde el maltrato o desde el buen trato.

 

El maltrato puede darse en varias modalidades, por ejemplo:

  • Maltrato físico: se puede observar en forma de golpes con los puños, pies u objetos, provocar quemaduras con plancha o agua caliente, sujetar al menor bajo el agua, cualquier forma que produzca dolor o daño físico al menor de manera intencional.
  • Maltrato psicológico: este ocurre cuando se provoca daño emocional o mental, angustia o sufrimiento a un menor de manera intencional, se puede observar en forma de gritos, humillaciones, insultos, amenazas, intimidación entre otras.
  • Negligencia: consiste en la falta de satisfacción de las necesidades principales del niño, físicas, médicas, educativas y emocionales, pudiendo satisfacerlas adecuadamente.
Cuando hablamos de disciplina y crianza desde el buen trato hacemos referencia a una modalidad relacional que se logra cuando se considera a todos los miembros de la familia como personas únicas, que se relacionan con base en el afecto, respeto y cooperación, manifestando una forma de convivencia armónica que facilita el desarrollo pleno de todas las personas que la integran.

Amanda Céspedes (2013) afirma que los niños, niñas y adolescentes son bien tratados cuando son:

 

  • Aceptados incondicionalmente
  • Amados explícitamente
  • Respetados incondicionalmente
  • Reconocidos y valorados
  • Protegidos y amparados
  • Escuchados y confortados

El buen trato y la seguridad son determinantes de un cerebro sano; cuando todo va bien el cerebro produce las conexiones adecuadas y el sano desarrollo integral. Cuando el maltrato predomina, los menores son sometidos a estrés crónico que afectará su sano desarrollo integral, pudiendo los menores manifestar problemas emocionales, relacionales, de aprendizaje, cognitivos, de conducta o físicos entre muchos otros más.  

 

El maltrato y el buen trato son parte de una construcción social, por eso es importante que como padre, madre, tutor o guardador evalúes hoy tu forma de educar y formar, si crees que aún necesitas algo que aprender y cambiar, hoy es buen día para hacerlo. En el Centro de Asistencia Social de Universidad Panamericana, estamos para acompañarte en la adquisición de habilidades parentales que te permitirán ejercer una crianza efectiva y desde el buen trato, acércate y sigamos creciendo en familia.

Claudia Ramos A.

Licenciada en Psicología Clínica y Consejería Social.

BLOG

El sexo FUERTE

El sexo débil FUERTE 9 de Marzo 2020 Poco a poco nos hemos creído lo que social y culturalmente se nos ha impuesto: las mujeres

Leer más

Disciplina desde el buen trato

La tarea de disciplinar ha sido un reto de todas las familias, la manera en que se educa a los hijos ha cambiado a lo largo del tiempo. Los padres han buscado la mejor manera de hacerlo, pero usualmente han repetido en sus hijos lo que ellos recibieron en casa.

Leer más